Wiki Bestial
Advertisement

Bicana belamir

  • Categoria: Novela
  • Genero: Accion, Ficción.
  • Capitulos: Indefinido

Soy Bicana Belamir hija de la Diosa del Alba y un humano, mi hermano mayor Chrishtan es un héroe y yo también.

Dibujo de Bicana cuando era niña

Mi vida no fue fácil, para empezar los Dioses como mi madre no me querían porque no me parecía ni un poco a una Héroe, en cambio, mi hermano si parecía un verdadero Héroe. Fue por esa razón por la cual los Dioses nos echaron a mi padre y a mí de la Tierra de los Dioses, obligandonos a jamás volver. Así fue como mi padre y yo empezamos una vida común y nunca más volvimos a saber de los Dioses. Entonces decidimos empezar una pequeña estancia cerca de Fendazne, un pequeño pueblito donde podíamos ir a comprar, vender o alguna otra cosa. Él trabajaba como cualquier persona, pero yo siempre me alejaba de casa para internarme en los bosques para subirme a sus altos árboles y contemplar esos amaneceres que me recordaban a mi madre, a veces me quedaba sentada en las ramas contemplando el anochecer pensando en la vida y siempre recordando a mi madre y a Chrishtan. Hasta ahí, todo iba bien pero un día mi padre enfermó y en ese momento la finca estaba en pasando por una mala situación y no teníamos dinero para pagarle a un doctor. Cada vez mi padre empeoraba y yo no soportaba quedarme con él y verlo sufrir, decidí salir, monté un caballo y huí lo más rápido que pude, hasta que llegué al pueblito y entonces un hombre se me acercó y me dijo: -Muchacha ya deja de llorar por tu padre. Me asusté porque sabía que lloraba por mi padre pero yo nunca lo había visto y mi padre nunca me contó si tenía amigos o conocidos. -Yo te puedo ayudar, pero tu debes hacer algo para que el trato sea justo. Entonces, desesperada, acepté el trato. Cuando fuí a casa le llevé las medicinas a mi padre, pero él me preguntó: -¿Cómo las consseguiste? No quise decirle la forma así que solo se las di y cuando quedó dormido empecé a escribirle una carta. Para cuando terminé llegó la diligencia buscandome, no empaqué nada porque el señor me dijo que no necesitaría nada, pero lo que si guardé fue una foto en donde para poder recordar a mi padre siempre. Cuando salí de la casa mi padre estaba despierto y cuando subí, la diligencia arrancó rápidamente y cuando escucho un grito de: -Bicana vuelve, no te vayas de mi lado!!!!. Era mi padre gritandome y sus ojos llenos de lágrimas al igual que los míos al verlo llorar por mi eentonces le grité: -Ve en mi cuarto está la razón. Adiós para siempre!!. La carta que escribí decía lo siguiente:

Padre: Tal vez te estes preguntando como conseguí el dinero y te lo explicaré. Un hombre me ofreció dinero a cambio de que me vaya con él, no se a donde, ni se que haran conmigo pero este dinero aceptalo es para que te mantengas a mí no me importa que me pase mientras que tu estes bien, eres lo más importante para mi. Por favor no me busques porque no me encontras. Cuídate padre, te quiero. Bicana

Cuando la diligencia paró estaba nerviosa, cuando bajé el hombre me mostró una gran mansión, los terrenos, todo. Pero después nos alejamos mucho de la casa y me mostró una pobre choza me llevó hacia la puerta y me dijo: Aquí viven los esclavos y ahora... Tu también. Me empujó hacia adentro y pude darme cuenta que era un pozo subterráneo. Cuando aterricé todo era oscuridad y ojos viendome a través de ella, entonces, de mi mano sentí mucha energía Y cuando la levanté para verla, de ella salía luz e iluminó todo el pozo, y pude ver, no eran solo personas sino: personas, mutantes, híbridos y hasta bestias que creí que no existían. Conocí a Yámshin, una chica que creció en las calles sin familia. Rohnamish, una hija de un rey que, fue secuestrada. Jhontnas, un chico que huyó de casa. Y la menor de todos, Camlinha, una niña que abandonaron en el bosque. Los demás me tenían miedo por lo que hice con mi mano. Decidí ir a ver a las bestias. Cuando llegué habían calabosos y cada uno tenía dos bestias dentro. No se como describirlas porque erean algo muy fuera de lo común. Al día siguiente el hombre abrió la puerta y todos los que estabamos dentro salimos, Camlinha estaba detras mío como si se estuviera escondiendo, Rohnamish me dijo que aquí te explotaban y si morías te tiraban como alimento de las bestias. Cuando llegamos había un anciano con un rebenques en las manos y nos gritaba: -¡Trabajen, trabajen como los esclavos que son. Entonces, se me acercó una chica, al parecer era nieta del anciano y nos susurró:

-Ustedes deben hacer algo diferente.

Bicana Belamir atrapada por la oscuridad

No entendí a que se refería, pero cuando nos llevaron, a Camlinha y a mí, ya pude comprender. Nos dieron un bolso y nos pusieron a cazar más animales y bestias, no quería que lastimaran a Camli así decidí ir a cazar, pero aquí a nadie le importaba la seguridad de los demás y ese anciano obligó a Camli a ir conmigo, yo podía hacer nada porque nisiquiera sabía que me harían así que tuve que aceptar. Cuando nos internamos al bosque, recordé cuando era niña, y me trepé a un árbol y la niña también lo hizo. Con unas ramas del árbol armé un arco y entonces saqué dos piedras del bolso y afilé una con la otra y empecé a tallar unas flechas. Decidímos bajar del árbol y caminar, mientras ibamos Camlinah encontró un pequeño dragón al parecer estaba herido, así que decidimos curarlo. Pero nos tomó afecto y nos siguió cuando estabamos cerca de llegar le dije Camli que lo ocultara en el dentro del bolso. Cuando llegamos el anciano nos gritó quejandose de que no tragimos nada. Entonces nos llevó a un lugar lejos donde nos quiso dejar de carnada para las bestias. Primero ató a Camli a un árbol, después trató de hacerme lo mismo pero yo me negué y empezó a golpearme pero me enojé descontroladamente y mi cuerpo empezó a brillar y... no se que habrá pasado, cuando desperté cabié toda mi forma física excepto mis ojos. Anciano estaba inconsiente y Camlinah estaba en una rama del árbol, pero ya no estaba atada. Le pregunté que había pasado y me dijo que yo brillé y miré a los ojos a ese anciano y él no volvió a despertar. Cuando volvimos esa niña nos preguntó sobre el anciano y solo le dije que desapareció. Cuando llegamos todos estaban muy malheridos, el hombre que me había traído aquí, los torturo y a mí me agarró a la fuerza y me llevó a una extraña cueva donde, según muchos mitos antiguos, vive la más poderosa fuerza de la oscuridad. Cuando entramos a esa penumbra mis manos volvieron a iluminarse como la primera vez pero empezaron a salir tenebrosas sombras que me envolvieron e hicieron que la luz de mis manos se convirtieran en osbcuridad...

No podía luchar contra esa fuerza, era más poderosa que yo. Pero no me hizo daño, cuando salí de la cueva me había dado cuenta que salí sola, caminé por los bosques buscando el terreno pero no lo encontré.

Me di por vencida y me senté en un árbol a llorar, hasta que llegó una anciana mujer que me preguntó: -¿Qué es lo que más quieres? -Lo que yo quiero es algo que nunca pasará- le contesté. Se me acercó, vió mis ojos llenos de lágrimas y se alejó como si me tuviera miedo. -¿Así que tu eres la hermana del Héroe del Firmamento?. -¿Héroe del Firmamento?- le pregunté mientras me secaba las lágrimas. Me agarró la mano y me dijo: -Tú, tú eres Bicana. Eres hija de Espezara, la diosa del Alba. -¿Usted cómo conocé a mi madre? -Yo soy mensajera de los Dioses, guía de los Héroes y guardiana de los objetos más poderosos y másgicos. -Vamos a mi casa, ahí te diré todo lo que se de ti y de tu familia- me dijo. Pero le dije que no iré sin mis amigos. -¿Usted conoce un terreno algo abandonado? -Si es el que pasé hace rato- me contestó Fuímos a ver y me encontré a Camli llorando, cuando le pregunté porqué, me dijo que se los llevaron. -No tenemos tiempo muchcha, debemos llegar antes del anochecer o sino apareceran bestias malignas que no nos dejaran salir del bosque- me dijo con una voz nerviosa.

Por más que quería ir a buscarlo no podía hacerlo, así que fuimos a casa de esa mujer. Cuando llegamos la casa estaba muy desgastada y parecía que nadie hubiera vivido ahí por mucho tiempo.

Casa de la Anciana

Cuando entramos a la casa había cosas muy extrañas, como libros de hechizos, frascos con ojos, bolsitas de polvo extraño, etc. Ella tomó uno de sus incontables libros y comenzó a leer una historia. -Hace mucho tiempo Espezara, la Diosa del Alba, decidió conocer a los seres humanos. Entonces conoció a un pobre hombre del cual se enamoró y tuvo dos hijos. Uno sería el Héroe del Firmamento y la otra sería tan especial que tal vez cumpla con una antigua profecía de los Dioses. -¿Cuál es esa profecía?- le pregunté. -En lo más profundo del bosque hay una roca donde está tallada la profecía- me contestó. -Entonces ¿No sabes lo que dice la roka?- le pregunté. -La verdad... no- me lo dijo con un tono gracioso. Mientras esa señora guardaba el libro, decidí preguntarle su nombre y me dijo que se llamaba Merced porque ella es mercenaría de los Dioses. Al día siguiente, Ddecidí ir a buscar a mis amigos, Merced me dió una cómoda vestimenta y Camlinah mis arco y flechas. Y partí en mi busqueda, mientras caminaba por el bosque sentí que algo o alguién me seguía. Al principio no le di importancia pero después lo pude sentir más y más cerca, y lo más rápido que pude saqué mi arco y flecha, pero cuando lo vi bien era el pequeño dragón que nos habíamos encontrado Camli y yo. Al ver que no era algo peligroso decidí que él me acompañe y recorrimos todos los bosques pero no encontramos a nadie. Estaba confundida y necesitaba distraerme un poco, así que me subí a un árbol como cuando era niña y contemplé un lindo anochecer el cual me recordó que debía volver. Bajé lo más rápido que pude y empecé a correr, y el pequeño dragón me seguía; mientras más corría me sentía más lejos y fué en ese momento que paré y todo lo que veía era niebla acompañada con oscuridad. Atrapada decidí luchar y entonces detrás de mi había algo o alguién que, me adormeció. Desperté en un árbol y me di cuenta que el dragón no estaba, bajé rápidamente de ahí, pero no tenía mi bolso. De pronto apareció un niño con un gran saco. Tal vez él sabría algo, pensé. -Disculpa, ¿Puedes decirme en dónde estamos? -Sip estamos en Satigona- me respondió. -¿Me podrías guíar por donde queda Fendazne? -¿Ferdazne? Ese es el pueblo enemigo!! -¿Enemigo? -Ven a mi casa ahí telo explicaré todo- me dijo Dentro de mí pensaba: "Eres una idiota" Cuando llegamos a la casa, salió un chico. -Soy Ezekil y él es mi hermano mayor Álexard, vivimos en esta pequeña casa pero creo que hay lugar para ti- me dijo con un tono muy amable. Cuando Ezekil se fué adentro su hermano se me acercó y me dijo: -Mi corazón es tan duro que nunca ataré mi libertad por la belleza de una joven. -¿Atar? Eres un poco extraño. Cuando se lo dije se quedó con una cara tan graciosa que por dentro mío me reía sin parar. El niño volvió y me invitó a pasar, cuando me mostró mi habitación, se sentó y empezó a contarme todo: -Hace mucho tiempo nació una Héroe que según la profecía, protegerá a todo ser humano y concederá su ayuda a todo ser, excepto a personas de malas intensiones. Entonces se decía que ella estaría en uno de los pueblos y nunca se supo donde estuvo los pueblos iniciaron guerras que hasta ahora continúan y se dice que solo esa ella sabrá y podrá detener la batalla. -Y dime ¿Sabes algo sobre una profecía? -¿Hablas de la que está escrita en la Gran Roka de los Sabios? -Si, creo que sí- le respondí con algo de duda. Y entonces su hermano mayor apareció y dijo: -Mañana iré cerca de ahí. Si quieres puedo llevarte.

Quería ver esa roka y no me iba a hechar para atrás.

A la mañana siguiente, partimos Alexard y yo, pero mientras caminabamos él me preguntaba muchas cosas, hasta que una de esas preguntas me sorprendió: -¿Segura que eres una humana? Porque no lo creo -Aqué te refieres?- le pregunté muy nerviosa. -Me refiero a que tú dices ser normal, pero te no te veo como un ser humano. -Entonces ¿Qué crees que soy? -No estoy seguro. Pero cuando te veo pareces ser algo más y... no se. Me sorprendí mucho cuando él me decía esas cosas que decidí ignorarlo por el momento. Mientras más nos acercabamos me sentía más rara y mi frente comenzó a brillar con un símbolo y Alexard cuando me vió se sorprendió tanto que se quedó quieto como si estuviera paralizado. Cuando dejó de brillar él se me acercó y me dijo: -Sabía que eras especial y diferente, y algo me dice que tienes algo que ver con la Gran Roka. Me quedé callada por un largo rato, hasta que llegamos a la roka. Era más grande de lo que imaginé y estaba tan dañada que no creí que estuviera la profecía.

Cuando nos hacercamos a ver más de cerca pude ver un dibujo estaba muy gastado pero aún así lo pude ver y lo vi me sorprendió más. Era yo misma con un centro y otra vestimenta.

Dibujo de la Profecía

Alexard comenzó a ver por otros lados de la piedra y yo estaba buscando la profecía. -¡La encontré!- gritó él -Pero no entiendo estos símbolos no son comunes. Creí que si él no podía yo tampoco pero no iba a irme sin intentar y... ¡Lo entendí!, podía leer esa profecía como si estubiera en español para mi -¿Lo entiendes?- me preguntó Alexard -Si, ahora lo leeré. -La más brillante gloria no estará más oculta, ha renacido ahora rompiendo así con su silencio. El brillante corazón que venció la Oscuridad siempre la vida ella protegerá con su valiente dragón ella nunca se rendirá. El confundido de la Sombra y de la Luz, el futuro en el cristal reflejadó está, la batalla comenzó entre el bien y el mal. -No lo entiendo; corazón, luz, oscurida, sombra, dragón, cristal. No tiene sentido- dijo Alexard con un tono de nerviosismo.

Me quedé callada y vo el dibujo de un dragón, al parecer ese sería mi dragón, pero después recordé al pequeño dragón que me seguía y también a Camli, la ancian y a mis amigos que debía buscar. Luego me senté mirando el dibujo del dragón mientras Alexard se quedó callado.

Dibujo en la Roka del Dragón

-¿Cómo es que debo tener un dragón así? Es muy difícil creer que yo tengo una criatura así- pensaba. Me levanté y tomé a Alex del brazo. -Vamos, es hora de volver a casa. Ël se soltó y me dijo: -No quiero ir a casa Caminabamos y Alex estaba cada vez más callado, trataba de hacer conversación pero él segúia con su silencio. Entonces empecé a ver que en algún lugar esaban quemando algo empezamos a correr y cuando llegamos la casa estaba en llamas y se escuchaba un grito: -Ayudenme, ayuda... Alexard... Alexard... Era Ezekil y estaba atrapado. -Voy a entrar- decía Alex desesperado. Pero cuando se acercó la casa se cayó y Ezekil quedó entre las ruinas. Traté de calmar a Alex pero solo gritó: -¡No lo entiendes ¿Cierto? Eres una una... una fenómeno que no entiende nada de los seres humanos!! ¡¡Tú que viniste y ahora por tu culpa mi hermano no está a mi lado todo esto es por ti!! Te odio con todas mis fuerzas, no quiero volver a verte la cara y espero que la culpa te deje un gran peso en tu conciencia!!

No quería llorar frente a él, corrí lo más lejos de allí y me subí a un árbol. A la noche una fuerte lluvia se desató pero yo no pensaba ni quería moverme cuando empecé a mojarme, en ese momento salieron mis lágrimas y comenzé a llorar desconsolada llena de una mezcla de ira y sufrimiento.

OriginalC.png Este artículo es original. Quien lo creó usó y puso en marcha su imaginación, lo cual hace a este artículo único. ¡Felicidades!
Este artículo está siendo corregido por un miembro de Wiki Bestial.
Te recomendamos no realizar modificaciones hasta que esta plantilla sea retirada. Si crees necesaria una modificación, puedes contactar al usuario a cargo en su muro para poder redactar o corregir. Si editas sin autorización se considera obstrucción de edición y podrías tener una sanción.
Miembro a cargo: Gonzalezbiancamaribel Estado: Aún no terminado
Entretenimiento.gif Todo en este artículo es irreal, es ficción y tiene motivos de entretenimiento.

Advertisement