Wiki Bestial
Advertisement
Información de la Historia
Capítulos de la Historia
Personajes de la Historia
Un creación de Usuario:Ricky Simmer

destruyendo la fe de Summer

  • Categoria: Novelas
  • Genero: Drama
  • Capitulos: 5

  • 2010-04-14 IMG 2010-04-07 02.07.59 4036782.jpg

    Summer Shaw la chica que se corta, la vergüenza de su familia la menor de tres hermanos, dieciocho años y siente que hubiese vivido ochenta, está cansada, cansada de las criticas constantes que les hacen sus hermanos. Su mama intenta entenderla pero por más que lo intenta no logran llevarse bien, su papa trabaja día y noche para omitir la mirada de su hija, para omitir el dolor, no logra encontrar lo que la perturba.

    Justin quien la conoce en la peor faceta de su vida, se enamora perdidamente de aquella joven con problemas, pero ella no está dispuesta a hacer pasar a nadie un dolor como ese.

    Hf.jpg

    - Vamos Summer levántate, tienes que ir a trabajar. Mi madre grito desde el salón de mi casa. Tengo 18 años, acabo de graduarme de la preparatoria, estoy de vacaciones pero para mi mala suerte no logre entrar en ninguna universidad respetable. Vivo en Denver, colorado, hace tres años nos mudamos porque a papa lo transfirieron. Volviendo al tema principal, estoy trabajando como niñera en la casa de los Freedom, viven a dos cuadras de mi casa en el mismo vecindario, y son excelentes amigos de mis padres. Tienen una niña de cinco años la pequeña Brianna, pero dado que sus padres llevan una enorme empresa necesitan una niñera. Cuando me gradué y no logre ser aceptada en ninguna universidad, mis padres me llamaron “La vergüenza” y me obligaron a buscar un trabajo, mis hermanos vienen a casa y me llaman de la misma manera, entonces Summer Shaw busca desesperadamente parar el dolor que causan esas palabras. Mi hermano de veinte vive con nosotros, estudia trabaja, el hijo perfecto, mi hermana de veintinueve, está casada tiene un hijo y una vida en Seattle, la hija perfecta, luego esta mi tercera hermana tiene veintitrés la que si bien no le cuento todo lo que me pasa, pero ella siempre logra sacarme algunas palabras, tiene una importante carrera en Nueva York y está casada, la hija perfecta. Mi familia cree ser perfecta pero mis hermanos ocultan cosas, cosas que no se atreverían a decir nunca por miedo al qué dirán. Voy a terapia desde los dieciséis luego de que un día mi madre encontrara cortándome en mi habitación. Luego de eso se acabaron mis privilegios como tener una cerradura en la puerta, o pasar más de veinte minutos en el baño sin decir palabra. Mi terapeuta una vez me pregunto que por qué lo hacía? Entonces yo le di la respuesta que lo doy a todos los que me preguntan. Cuando me corto siento alivio, me olvido de las críticas destructivas, me olvido de que estoy jodidamente enferma y me concentro solo en el dolor. El dinero que estoy ganando como niñera de los Freedom lo estoy ahorrando para buscar un nuevo lugar a donde ir, pienso ahorrar e irme de Denver quizás llevar mi talento a otro lugar donde si lo aprecien de verdad. Mi terapeuta me aconseja que escriba sobre lo que pasa en el día, o lo que quiera escribir, pero luego de hacerlo la primera vez no pude dejarlo se convirtió, en inspiración, desde entonces escribo sobre todo o cuando llega la inspiración.

    Entre en el baño e hice mi rutina diaria, tome una ducha rápida, cepille mis dientes y nada más, no usaba maquillaje lo encuentro tonto, mi cabello siempre esta suelto llevo pantalones holgados zapatos cómodos y Jersey, mi madre se enferma cada vez que llevo jersey pero es la única manera de ocultar mis heridas. Estuve internada dos veces pero luego de recuperarme por unas semanas es probable que caiga nuevamente en las hojillas, a veces pasan cosas, la gente hace comentarios que destruyen tu fe, destruyen tu alma te rompen en mil pedazos y esa es una excusa perfecta para que Summer haga lo que hace. No tengo amigos, todos poco a poco dejaron de hablarme solo porque yo me desahogo de manera diferente. Mi hermana mayor cree llevar la vida perfecta cuando realmente está en proceso de divorcio, mi hermano encerrado en su propio mundo y la que considero más sincera, pues casi no hablo con ella por miedo, mis padres ocupados arreglando su propia vida queriendo hacerla perfecta, pero ya estoy harta, harta de que quieran hacer de mi el prototipo de hija perfecta cuando no lo soy, realmente soy lo que la sociedad llama: “La rara” o “la loca que se corta”. Pero no estoy loca, solo estoy destruida.

    Corrí escaleras abajo con mi bolso en donde llevo mi libreta, para escribir cuando la inspiración llega. Escribo sobre mi familia, sobre mí, sobre personajes que invento pero nunca tienen un final feliz, los finales felices no existen, no conozco a nadie que haya tenido un final feliz, ni siquiera mis hermanos que se la pasan divulgando sobre sus planes perfectos. - Adiós mamá, adiós papá. –Grite desde el living.- abriendo la puerta entro una oleada de aire frio a la casa. Escuche un: “Adiós” por parte de ambos y comencé a caminar dos cuadras exactamente hasta llegar a la casa de los Freedom, vivíamos en un vecindario bastante sofisticado, y Ann y Maximo Freedom tienen mucho dinero dado que ambos manejan su propio empresa. Al llegar vi un auto, un Ferrari asombrosamente hermoso en la entrada de la casa color plateado. Fruncí el ceño porque yo nunca había visto ese auto en la casa de los Freedom estaba segura que no era de ninguno de mis jefes. Toque el timbre como suelo hacerlo todas las mañanas. Ann me abrió la puerta con una sonrisa cálida en sus labios. -Summer cariño ¿Cómo estuvo tu fin de semana? –pues…- comencé a hablar pero Ann hablo nuevamente. -Ay pero que pregunta más tonta, de seguro la pasaste bien. Si tan solo ella supiera que no la pase “Bien” que simplemente fue otro fin de semana de mierda, haciendo las mismas cosas. Era algo que describía a Ann Freedom una parlanchina de primera, siempre hablando y quitándole la palabra de la boca al que tenga la virtud o la mala suerte de hablar con ella. -Ven Summer, tenemos visita, mi sobrino vino a quedarse por unos días. Comenzamos a caminar en dirección a la cocina; entonces divise al Sr. Maximo y a un chico bastante alto, delgado con un bien trabajado cuerpo. Estaba de espaldas a la puerta de la cocina apoyado en la encimera. El chico estaba hablando con mi jefe tranquilamente. -Amor Summer está aquí anuncio Ann a mi lado. Entonces quede totalmente cautivada cuando aquellos ojos miel me miraron fijamente y una bonita sonrisa adornaba sus esculpidos labios, era como un Dios griego aquel chico no tenia mas de veintidós años, pero sus facciones eran perfectas su cabello bien peinado totalmente opuesto a mí. Baje mi mirada completamente ruborizada y asombrada por el revoloteo que nunca había sentido en mi estomago. -Buenos días Sr. Maximo salude apenas levantando mi mirada.- me sentía avergonzada, yo nunca me permitía sentir algo como eso, pero ahí estaba completamente mareada sintiendo extraños nudos en la boca del estomago y garganta. -Oh vamos Summer, puedes llamarme Max o Maximo si prefieres.- había algo de diversión en su tono. Sonreí y asentí en señal de entendimiento. El chico que estaba a su lado se aclaro la garganta y lo miro con algo de intensidad. -Summer él es mi sobrino, se quedara por unas semanas con nosotros. Informo Maximo.- -Un placer soy Justin. El chico estiro su mano sin dejar de sonreír de aquella manera tan especial.- -Soy Summer. Me presente con una naturaleza de la que hasta yo me asombre.- -Bueno chicos nosotros tenemos que irnos. Hablo Ann mirándonos a ambos.- Yo asentí enérgicamente y me aclare la garganta sacando mi mirada del sobrino guapo de los Freedom. –¿Y Brianna? Pregunte luego de unos minutos.- -Aun en la cama cariño. Anoche se durmió tarde. – -Está bien. Asentí.- -Vamos cariño se hace tarde. Max apuro a su esposa sonriéndonos a Justin y a mi.- me tome el atrevimiento de llamarlo así. Ambos salieron de la cocina y el chico simplemente se quedo mirándome, sin quitar su asombrosa sonrisa del rostro. Una media sonrisa cruzo mis labios y me gire sobre mis pies para salir de allí, en busca de algo que hacer. Es decir Brianna aun estaba en la cama por lo tanto debía esperar que ella se levantara para atenderla. -Hey, lindo nombre. Dijo detrás de mi divertido.- -Gracias.- apreté mis labios en una fina línea. -¿Dónde vives Summer? Pregunto y se puso frente a mi.- su perfume invadió mis fosas nasales y sonreí por lo bajo.- -A solo dos cuadras de aquí. Me encogí de hombros y seguí caminando.- me senté en el sillón y saque mi libreta para comenzar a revisar las notas que había escrito durante el fin de semana. -Siempre eres así de… Justin pensó una palabra adecuada para decirme que estaba siendo totalmente arisca con el.- -Puedes llegar a impresionarte, luego de que te cuente quien soy no querrás hablarme nunca más; pero hey tranquilo eres el sobrino de mis jefes, ni siquiera debería estar hablando contigo.- dije sin dejar de mirar mi libreta.

    Levante mi mirada y tenía una mirada atónita en sus ojos, si su boca no estuviese pegada a su cabeza hubiese caído pendida en el piso. Parpadeo atónito y un teléfono comenzó a sonar. Mantuve mi mirada fija en la de él y entonces se puso el auricular en el oído, corto la conexión de nuestras miradas y salió de allí. Tenso estaba realmente tenso.

    Suspire en cuanto el sobrino de los Freedom se fue y cerré los ojos con fuerza, quizás y si había sido algo arisca con el pero luego me lo agradecerá. ¿Algún día seremos felices corazón? –Comencé a leer en voz alta las notas que halle más interesantes en mi libreta.- no lo sé, pero sé que algún día seré lo que quiero ser, sin la voz en mi cabeza de las personas que me hieren diciéndome que no puedo hacerlo. Una lagrima silenciosa rodo por mi mejilla. Alce la cabeza y entonces palidecí cuando Justin estaba apoyado en el marco de la puerta mirándome neutralmente. -¿Escribes? Pregunto entonces señalando mi libreta.- -asentí rápidamente y la cerré de un golpe sin quitar mi mirada de la suya.- -vaya ¿te caigo mal? Es decir desde que me conociste has sido un poco dura, y tus palabras de hace un minuto…- se acerco al sofá y se sentó a mi lado.- -Tú no quieres ser mi amigo Justin Freedom. Me inmute.- -Error, no soy Freedom, soy Bieber. Uso un tono divertido.- mi tío Maximo es un tío político, mi papá es hermano de mi tía Ann, así que no soy Freedom. Se encogió de hombros.- -Está bien Justin Bieber, tú no quieres ser mi amigo. Me encogí de hombros.- -Entonces ¿estás metida en mi cabeza? ¿Sabes justo lo que pienso? Frunció el ceño. Llámame Justin, no soy tan viejo, aun quiero que usen mi nombre de pila.- -Simplemente lo sé, ahora debo ir a ver a Brianna. Me levante del sillón y Justin hizo lo mismo.- -Solo quiero hablar contigo, pensé que me iba a aburrir cuando llegue, pero ahora no pienso lo mismo.- lo mire con incredulidad y suspire pesadamente. -Me temo Justin. –Enfatice.- que yo no soy un payaso para sacarte el aburrimiento.- lee un libro, escucha música que se yo.- comencé a caminar en dirección a las escaleras. -Bueno, hablaremos más tarde… ¿está bien? Ignoro completamente mi comportamiento.- Rodé los ojos y entre en la habitación de Brianna, había ido a verla solo como excusa, estaba aun dormida. Luego de dos horas Brianna despertó, por lo que tuve que atenderla, solo ayudarla a cepillar sus dientes, y darle desayuno. Me senté con ella en el sofá a ver Tv y ya no estaba Justin cerca, quizás se fue. Brianna estaba mirando caricaturas y yo estaba a su lado intentando escribir una nueva historia, la inspiración no llegaba todo lo que escribía parecía garabato ante mis ojos. Brianna se levanto y corrió en dirección a la puerta, volví mi mirada y la pequeña estaba en los brazos de Justin. Rodé los ojos y volví a mi posición habitual, el chico era guapo pero no quería amigarme con él ¿está bien? Se lo que pasa cuando todos ven mis cicatrices simplemente se van, lo mejor para mi salud mental y emocional era evadirlo y listo. Se hizo un silencio sepulcral y por un momento pensé que Justin se había llevado a la niña. Volví mí vista en dirección a la puerta nuevamente y ellos solo estaban detrás de mí secreteándose en el oído. Justin levanto la mirada y me guiño un ojo, me ruborice desde la punta de mi cabello hasta mi dedo meñique del pie, y otra vez ese tonto nudo en la boca del estomago se hizo presente. Sentí mi teléfono móvil vibrar en mi bolsillo y entonces lo saque nerviosa de allí, mi teléfono nunca sonaba, es decir nadie me escribía o llamaba no tenia redes sociales y solo lo tenía para estar comunicada con mis padres. -¿Hola? Pregunte aclarando mi garganta.- -Summer cariño ¿a qué hora sales del trabajo? Pregunto. Era mi mama del otro lado de la línea. Fruncí el ceño una vez más, porque mama nunca me llamaba especialmente para preguntar a qué hora estaría en casa. -uh, no lo sé mama, cuando lleguen los Freedom. Volví mi vista detrás de mí y estaban Justin con la niña mirándome a unos centímetros de distancia.- ¿Qué pasa mama? Me levante del sillón y camine en dirección a la cocina.- -Oh nada cariño, es que… vacilo. Y estaba nerviosa realmente nerviosa.- -Hoy vienen tus hermanas.- soltó rápido y sin anestesia.- -¿Quiénes? –Bufe- y de pronto comencé a sudar mucho.- -Amy cariño, sólo Amy. - Murmuro- -Está bien, no esperen a que este ahí antes de que lleguen los Freedom ¿vale? Ya no quiero escucharla decirme, que estoy haciendo bien y que estoy haciendo mal. -Exclame inmutándome.- -Summer es tu hermana, es Amy. –Respondió en voz baja.- -No me importa ya te dije que no me iré de aquí hasta que lleguen los Freedom. –me inmute.- -Vas a llegar en algún momento Summer, no podrás escapar, tendrás que venir a casa. –Exclamo.- y estaba furiosa. -No, tienes razón ahora no, pero me iré de casa cuando menos te lo esperes mamá, y esto no solo lo digo, esto es una promesa.– termine la llamada sin darle tiempo a mi mama de responder. Me sentí horrible ¿Qué quiso decir? ¿Qué nunca podre irme de mi casa por mis propios medios? ¿Es que nadie podía ver que estaba destruida? ¿Nadie podría siquiera ponerse un minuto a pensar que realmente me estaban lastimando y destruyendo? -¿Algún problema? – escuche su voz detrás de mí. Voltee rápidamente y lo mire entrecerrando los ojos. -No pasa nada- me encogí de hombros y camine para salir de allí.- el me tomo por la muñeca y yo enseguida la quite como si quemara. -Si quieres puedes irte y yo cuidare a Brianna mientras esperamos a mis tíos.- sugirió gentilmente.- -Mi trabajo aquí es cuidar de Brianna hasta que lleguen Ann y Maximo y es justo lo que hare. Además es de muy mal gusto que escuches conversaciones ajenas. –Justin se ruborizo.- -Yo solo digo que si hay algo más importante que debas hacer, yo me encargare de Brianna.- se encogió de hombros una vez más. Me examino con una media sonrisa en su rostro. Me enfurecí al darme cuenta de que sentía aquel nudo extraño en la boca del estomago. -Y yo solo digo que no hay nada más importante que mi trabajo, no me iré hasta que los Freedom estén aquí. –Salí de ahí sin siquiera mirarlo, me enfurecía cuando lo miraba y sentía aquella presión en el estomago. -¿Dónde está Brianna? Pregunte luego de no verla por ningún lado cerca de allí.- -está en su habitación viendo la televisión. Respondió Justin detrás de mí.- -Iré a verla.- comencé a caminar en dirección a las escaleras pero Justin me detuvo tomándome nuevamente de la muñeca. -Deja de hacer eso.- articule apretando los dientes. Me ponía nerviosa, me ponía realmente nerviosa que me tocaran las heridas, nunca nadie. Solo sentir el tacto de otras manos allí hacia que miles de imágenes se reprodujeran en mi cabeza, las heridas sangrando a borbotones. Aparté aquel pensamiento horrible y le di una mirada desafiante a Justin. -lo siento, pero no vale la pena que subas Brianna debe estar dormida, mejor quédate aquí hablemos un rato.- -ya te diré yo si vale la pena o no, es mi trabajo atenderla.- suspire cansada. -Si ella necesita algo vendrá a buscarte Summer. ¿Por qué ese intento tuyo de siempre evadirme? Sé que no te caigo mal, pero ¿Qué es lo que te impide hablarme? ¿Por qué me evitas? Parpadee atónita ante sus palabras y me ruborice.- ¿Por qué este chico sabía lo que lo estaba evitando? Pero él no solo lo sabía, el estaba intentando entrar en mi cabeza, saber lo que pienso. -basta, ni siquiera me conoces, yo no te estoy evitando, estoy aquí para trabajar, no para hacer amigos –exclame.- -tengo un trato para ti- -hablo- si me conoces y te parece muy inmaduro todo lo que digo lo dejamos así, no hablas conmigo nunca más, o hasta donde quieras hablarme. Pero en cambio si te caigo bien y lo que digo te parece inteligente debes admitir que quieres ser mi amiga y luego yo lo seré sin ninguna duda. –Alzo una ceja y me miro con expectativa.- yo dude, no había tenido un amigo verdadero ni siquiera un conocido por más de un año, los que tuve dejaron de comunicarse solamente por conocer mi verdadero yo, la Summer destruida y lastimada. –Trague saliva y lo mire.- el aun estaba observándome esperando una respuesta. -Bien, me parece un buen trato, pero olvídate que admitiré algo como eso Justin. –reí- -Hey ya hasta bromeas, estamos comenzando bien, demasiado bien a decir verdad. –el se sentó en el sofá y tomo mi libreta entre sus manos.- corrí hasta el sillón y le quite mi libreta rápidamente. Me moriría si alguien que no fuera yo lee cualquiera de mis historias.

    -no te pases aun no tienes ni tendrás la suficiente confianza como para que leas lo que aquí escribo. –Musite y tome el cuaderno con fuerzas.-

    El me observo detenidamente y se cruzo de brazos. Aun así en esa posición tan informal el chico era enteramente guapo, había cierta cosa en el que me atraía. -Hey Summer ¿vas a responder? Oh no, yo estaba fantaseando con él, que pasa Summer tú no eres así ¿desde cuándo quedas encandilada por la belleza exterior de un chico? -Disculpa ¿Qué me preguntaste? –Aclare mi garganta- el exhalo todo el aire de sus pulmones lentamente sin dejar de mirarme, entonces respondió: -Pregunte que si querías sentarte a hablar conmigo. –Señaló un lugar a su lado- me ruborice y baje mi mirada cohibida. Su manera de mirarme había algo realmente extraño con este chico y por primera vez en mi vida estaba dispuesta a saber quién era Justin Bieber y porque me miraba de aquella manera que me hacía sentir tan bien. -Claro si lo que quieres es que me siente contigo entonces lo hare. –dije con cierto tono de fastidio.- pero realmente no me fastidiaba para nada hablar con él, tenía solo unas horas conociéndolo pero el chico no había dicho en ningún momento nada que no fuera cosas inteligentes y me agradaba charlar con gente así, quería conocerlo, quería conocer todo de él. “Vamos Summer muestra un poco de entusiasmo” -eh… está bien. –cerré mis ojos momentáneamente y volví a abrirlos.

    -genial, siéntate ¿o prefieres hablar de pie? –dijo en tono burlón.

    Y entonces ahí estaba, a un lado de Justin me había invitado a salir y yo no lo podía creer, hubo un tiempo, como un mes… no espera, un año, sí un año quizás, en el que Salía con amigos, nunca salía con un chico a solas, sólo un grupo de chicos y chicas superficiales, inmaduros e inútiles. Abrí la boca para decir algo pero la corneta de una fabulosa camioneta azul llamo mi atención completamente. -Amy –susurre. -Hola, hermana. –Amy salió de su auto y saludo con la mano en mi dirección. Le di una rápida mirada a Justin a modo de despedida y baje los escalones del porche de los Freedom. -le dije a mamá que iría en cuanto terminara aquí. –suspire, y le di una mirada de reproche. -Summer, salúdame, hermanita te extrañe tanto. –Amy me dio un torpe y atropellado abrazo. Fruncí mi ceño y rodé los ojos sin hacer ademan de regresarle el abrazo. Amy se separo de mí y miro a Justin por encima de sus gafas negras de sol. -eh, summ, ¿no vas a presentarme a tu nuevo amigo? –pregunto alzando una de sus perfectas delgadas cejas. -es hora de irnos. –murmure. No había manera de Justin y amy se conocieran no, eso no podía pasar. -Hola, soy Justin. –bajo corriendo desde el umbral de la puerta y le tendió la mano a mi hermana. -Soy Amy. Así que Justin. –la confianzuda le echo una mirada de arriba abajo al chico. Justin asintió y me miro divertido. -¿Eres nuevo por aquí? –Amy quito se quito las gafas y lo miro más detalladamente. -De hecho no, soy de Boston, pero estoy de vacaciones con mis tíos, los Freedom. -¡Ah! los jefes de Summ. –me miro y alzo sus cejas coquetamente. Rodé los ojos sin mirar a ninguno y cerré los ojos por medio segundo. -Sí, mis jefes. Ya debemos irnos. –Tomé a Amy fuertemente de la muñeca y comencé a caminar con ella a rastras. La confianzuda siempre metiéndose donde nadie la había llamado. Eso era exactamente lo que me molestaba, nunca podía mantener sus narices alejada de mí y de mi vida. -Oye Summer, ¿puedes salir conmigo el viernes? Hizo aquella pregunta nuevamente, pare en seco y sentí la intensa mirada de Amy a mi lado, apreté una de mis manos en un puño. -Por supuesto que Summer saldrá contigo el viernes. –dijo Amy alias la perfecta confianzuda. Le dirigí una mirada completamente de súplica. -Oh, pero tú también puedes ir, lleva a alguien y será una cita doble. –dijo sin dejar de mirar la expresión de mi rostro. Yo sólo lo estaba viendo de reojo porque me negaba rotundamente a mirarlo. -Me parece perfecto, llevare a mi prometido. Una enorme sonrisa cruzo sus labios y me miró divertida. Negué sin mirar a nadie. -Lo que sea ¿ya podemos irnos? –pregunte abriendo la puerta de la camioneta de Amy. Mi confianzuda y desagradable hermana. Siempre hacia eso, meterse donde nadie la había llamado. Ella entro al auto y se despidió del sobrino de los Freedom con la mano. Me quedé en silencio mirando a la nada y luego Amy hablo: -Va a ser increíble tu cita Summer. Obviamente yo no voy a ir, cuando llegue el día diré que Franco y yo no podemos ir y entonces estarán ustedes dos solos, debemos ir al centro comercial a por ropa. Amy estaba como poseída por el diablo de la moda, hablaba rápido sin parar y sin dejarme responder a nada; a veces me ponía a pensar y caía en la cuenta de que quizás Amy no fuera mi hermana, era tan distinta a mí. Estaba absoluta y completamente obsesionada con la moda, la ropa, las joyas, zapatos, bolsos. Y su ganas por ayudar a otras personas era directamente proporcional a lo que hacía como modelo. Aún no era muy conocida pero ella estaba muy segura de que lo lograría, así como lo estaban mis padres, Kevin, Lisa y hasta yo. Su novio y ahora prometido era su agente y tenían poco tiempo de comprometidos, Amy era tan perfeccionista que busco que su novio se dedicara a representarla para poder estar siempre juntos y en los viajes que ella estaba segura que haría y así estarían juntos. ¿pueden imaginar eso? -Amy. –suspire. Yo no voy a salir con el sobrino de los Freedom. Puedes salir tú y Franco con él, pero yo no. -Summ, no seas tonta, sal diviértete; vas a salir voy a ayudarte con todo, ropa, cabello, maquillaje.

    Amy, era una de las pocas personas que conocía que era totalmente perseverante. Supongo por eso le iba tan bien, y sabia que no iba a darse por vencida, ella no iba a aceptar una negativa de parte mía.

    Amanecer Rojo.jpg

    Tú me completas como aire y agua te necesito y cuando estoy en tus brazos me siento libre he caído mi cabeza está arriba en las nubes enamorada y estoy orgullosa de que lo digas en alto. Como un accidente pasó, de la nada solo pasó, y no estoy molesta por nada porque yo he caído, con los pies sobre la tierra he caído, enamorada de ti, he caído y no me puedo levantar, no quiero levantarme, por causa del amor. Dejar que te alejes es una locura, así que hago lo que sea para hacer que asegures tu amor conmigo verás pues estoy tratando de ser una dama, por siempre y siempre la imagen no sería la misma si tu no estuvieras parado a mi lado ¿No puedes ver que he caído? Tú me complementas no como accesorio, tu eres necesario, tu nunca podrás decir cosas malas contra mí, tu mantienes en mí seguridad estas aquí conmigo, tu eres mi felicidad, mi alegría y todo gracias a ti amor. Yo busco pasar el tiempo contigo no importa lo que sea que hagamos. Tan enamorada de ti. Tócame Sostenme Ámame Bésame Enamorada de ti Háblame Acaríciame Juega conmigo No quiero levantarme Explórame Eres mi todo

    Dejarte ir es una locura.

    Este artículo está siendo corregido por un miembro de Wiki Bestial.
    Te recomendamos no realizar modificaciones hasta que esta plantilla sea retirada. Si crees necesaria una modificación, puedes contactar al usuario a cargo en su muro para poder redactar o corregir. Si editas sin autorización se considera obstrucción de edición y podrías tener una sanción.
    Miembro a cargo: Ricky Simmer Estado: Pensando en como continuar la novela :)
    Advertisement